Ganar en blackjack

El blackjack es un juego de naipes muy popular tanto en los casinos reales como en las plataformas de juegos en la web. Existe una extensa lista de variantes de este juego (la cantidad de mazos que se utilizan, las veces que se puede doblar el juego, la valoración del As, la relación de pago, etc.), lo que sugiere ajustar las estrategias blackjack en función de cada una de estas. Sin embargo hay características comunes a todas las modalidades, lo que permite establecer ciertas regularidades en la toma de decisiones.
El objetivo básico del juego es sumar entre las cartas recibidas veintiún puntos y esperar a que el crupier (el desafío siempre es contra el crupier) sume menos; ya que dependiendo de la modalidad un empate sólo devuelve la apuesta o favorece a la casa.

La principal de las estrategias blackjack es la que determina con qué cartas uno abre su juego al recibir dos naipes de un mismo valor. Esta maniobra implica duplicar la apuesta, con lo que hacer una elección equivocada hará que la ronda nos cueste el doble. El análisis más básico será evaluar cual podría ser el puntaje final con mejores chances.
El as es la carta que mayor probabilidades de éxito tiene a la hora de abrir el juego, por lo tanto hágalo sin dudar. Además, de no hacerlo perderá la ventaja que implica la doble valoración de la carta. Tenga en cuenta que al abrir un par de ases, estos pueden formar 21, pero no serán considerados como BlackJack.
Abrir el juego con un par de figuras no es recomendable, ya que la suma de dos figuras dan como resultado 20, con lo que las probabilidades de ganar son altas; y las posibilidades de terminar doblando la apuesta con juegos más débiles son altas.
Con cartas de valores bajos, sólo será recomendable abrir juego sí el crupier muestra en su poder un naipe menor a 7.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *